Búsqueda personalizada

jueves, 30 de octubre de 2008

Renault

Comprar un Renault Clio o tirar tu dinero es lo mismo. Adquirí un RENAULT Clio automático en 2004, con la idea de que estaba entrando a una marca fina, que gran error. Este auto o mejor dicho chancleta, solo me ha creado problemas, como son:

1.- Alto consumo de combustible.- el concesionario desde el principio alegó que el rendimiento anunciado es a 90 kmh en una carretera plana, sin el aire acondicionado, con los cristales cerrados, sin tener cargas como equipaje y pasajeros, con una sola persona en el auto (supongo que con el chofer)y que requería esperar a que el motor se asentara como en unos 4 o 5 meses. A la fecha despues de cuatro años sigue con su exelente rendimiento de 10 km por litro en carretera y en ciudad pues ni que de que hablar. Esto probado y comprobado. Gasta mas gasolina que un Galant 2003 que tengo y con motor V6 tanto en carretera como en ciudad.

2.- Pesima transmisión automática.- segun me dijeron cuando lo compré, me dijeron que era inteligente, yo mas bien creo que es tarada porque en estos años lo único que ha hecho es cambiar cuando le dá su resobrada gana, a las revoluciones que se le antoja y es común que haga los cambios a las 3,500 RPM. Al menos 6 veces disque la han reprogramado. Siempre con los mismos resultados.

3.- Pesimos frenos.- sin mucho rollo, hay que cambiar balatas muy seguido, son sumamente ruidosos, truenan, se atoran se atascan, rechinan, etc. etc. etc.. Es una carreta, con todo el respeto que estos milenarios vehículos se merecen.

4.- Otras broncas:
-Dos cambios de bobinas
-Dos Alternadores
-Un motor de arranque
-Un aro dentado
-Una Bomba de agua
-Dos Sensores de control de nivel aceleración
-Termostato, Relay de abanico de enfriamiento, Sensor de temperatura, toma de agua manguera superior y se sigue calentando
-Un faro de niebla
-Una chapa o cerradura de la puerta trasera

Esto solo de lo que me acuerdo, en pocas palabras no es lo que uno espera de un auto nuevo, problemas, problemas y mas problemas, concesionarios buenisimos para vender y malisimos para atenderte después de la venta, un valor de reventa por los suelos. Creo que la tecnología RENAULT ya quedó atras.